Diferencias entre Depilación Láser y Fotodepilación

Bajo el término depilación láser o fotodepilación se engloban diversas técnicas que, a veces se prestan a confusión.

La fotodepilación es un término genérico que define a todos los sistemas de depilación por luz, sean láser o luz pulsada. Ambos sistemas de depilación se fundamentan en la actuación de forma selectiva sobre el pigmento del vello (melanina); la luz calienta este pigmento del vello, y destruye el folículo del que surge, sin dañar la piel.

Luz Pulsada:  emite una luz mixta (policromática) compuesta por muchos tipos de fotones (diferentes energías). La luz se desplaza en todas direcciones (diferentes longitudes de onda); es decir, es como la luz de una bombilla o el flash de una cámara fotográfica. Estas cualidades hacen que llegue dispersa a su punto de impacto. Llegaran un abanico de diferentes luces, con diferentes energías. Las energías bajas no consiguen efecto depilatorio, las energías demasiado altas pueden ocasionar daños en la piel. Es necesario limitar el rango de energías mediante unos cristales o cuarzos. Es imposible saber cual el la energía exacta que atraviesa el cuarzo y que impacta sobre la piel. Estas características hacen que sea complejo el manejo de los equipos de luz pulsada.

Depilación Láser: emite una luz pura, de un solo color (monocromática) que se desplaza en línea recta (una sóla longitud de onda) y todos los fotones que integran la luz  viajan a la misma dirección (misma energía). La luz es comparable a un puntero láser o a las luces láser de una discoteca, se puede apuntar en una sóla dirección. La luz que impacta sobre el pelo y la piel tiene una energía pura, no existe un rango de energías, sólo hay un tipo, y su potencia y longitud de onda son conocidas y controladas de antemano. Estas características facilitan el trabajo con los equipos láser, los convierten en un aparato potente y muy seguro para aplicar sobre la piel. Los láser más adecuados y efectivos para depilación son el láser de Alejandrita, el de Diodo o el de Neodimio. Dadas sus características técnicas y su elevada potencia, su uso esta habitualmente restringido a clínicas médicas; deben ser manipulados por personal sanitario entrenado y bajo la supervisión de un médico.