Archivo de la categoría: TRATAMIENTOS FACIALES

Rellenos faciales con ácido hialurónico.

Las inyecciones de ácido hialurónico son una de las técnicas más populares en medicina estética. La exposición al sol, la dieta, factores genéticos, la gravedad, hacen perder tonicidad al rostro y contribuyen al desarrollo de arrugas.

¿Donde se forman las arrugas?
La piel comprende dos estratos llamados epidermis y dermis. La epidermis, el estrato más superficial de los dos, actua como defensa primaria de los agentes externos. La dermis, capa más interna, se compone sobretodo de tejido conectivo que actua como red de sostén. La mayor parte de las arrugas faciales y los surcos se forman en la dermis.

Causa de las arrugas

En el interior del tejido conectivo de la dermis, las fibras de elastina y de colágeno forman una red que aporta estructura a la piel, soporte y elasticidad. Además las células y otras moléculas como el ácido hialurónico, contribuyen a generar el volumen de la piel. Con el tiempo, esta red de fibras se rompe y descuelga y las moléculas de ácido hialurónico y de celulas grasas se vacian; el resultado es la formación de arrugas, surcos y otros cambios faciales. El tratamiento con filler inyectables puede rellenar arrugas o cicatrices, redefinir el perfil de los labios o darles volumen, corregir la deshidratación y la pérdida de grasa bajo la piel. Con un breve y sencillo tratamiento, de resultados casi inmediatos, los rellenos inyectables ofrecen un método seguro y efectivo para restituir un aspecto fresco y juvenil a la cara.


¿Qué es el ácido hialurónico?

El ácido hialurónico es una compleja molécula que constituye uno de los componentes fundamentales del tejido de la piel y los cartílagos. Similar a una esponja, su función primaria es la de ligar y absorber las moléculas de agua que dan volumen a la cara. Los rellenos de ácido hialurónico son uno de los tratamientos más difundidos porque sustituyen al natural ácido hialurónico de la piel que se ha ido desgastando con la edad.

Practicamente la totalidad de los filler de hialurónico que existen en el mercado actual, son sintetizados en laboratorio y no tienen origen animal, por lo cual son productos muy seguros y totalmente biocompatibles y reabsorbibles. No precisan ningún tipo de test de alergia preliminar. Existen productos de diferentes densidades y características que los hacen más adecuados a una u otra zona de aplicación, según sea más profunda o superficial la inyección. estas características influiran a su vez en la duración de los resultados. El médico elegirá el producto más indicado a las características personales del paciente y de las arrugas que presente.


Preparación para el tratamiento con ácido hialurónico
La duración del procedimiento de filler va a depender principalmente del número de areas a tratar y puede ir de 15 a 60 minutos. Antes de iniciar se desinfecta cuidadosamente la zona de aplicación. A criterio del médico y en función del área facial que se vaya a tratar, se aplicará un anestésico tópico (sobre la piel) o mediante infiltración inyectable (similar a la que aplica un dentista). Será necesario esperar entre 5 y 20 min. para que haga su efecto. 


Procedimiento

Usando una aguja ultra fina (similar a la de insulina), el ácido hialurónico se inyecta a lo largo de toda la zona a tratar; se irá masajeando suavemente la zona para su correcta adaptación al tejido. La pericia del médico es importante en este punto para lograr la máxima correción de la arruga. Si se ha aplicado infiltración de anestesia no se sentirá ninguna molestia. En el caso del anestésico tópico, se sentirá un ligero pinchazo. Una vez inyectado, el ác. hialurónico, atrae y liga las moléculas de agua, aumentando el volumen bajo la piel, restableciendo una apariencia más lisa y juvenil.


Recuperación

Inmediatamente tras el procedimiento, puede aparecer un leve eritema (rojez) y la zona tratada podría inflamarse levemente más del resultado que se desea alcanzar. esta inflamación desaparecera en el curso de los días sucesivos. se podrian formar minusculas heridas en los puntos de inyección del ácido, que no tendrán demasiada importancia. No será preciso ningun tipo de vendaje o apósito. La incorporación a la vida normal puede ser inmediata.

Resultados

Una vez inyectado, el producto será progresivamente metabolizado por el organismo (absorbido y eliminado) con tiempos variables según la zona tratada y el tipo de preparado empleado. La media de duración de los resultados gira en torno a 6 a 12 meses; resultados que se prolongarán en el tiempo si se aplican retoques periodicos a indicación y criterio del médico.